Trabajo o tortura


Según el diccionario etimológico, la palabra Trabajo, viene originalmente de la expresión latina “tripalium”, que literalmente significa “tres palos” y que era el nombre que recibía un cruel instrumento de tortura. Posteriormente pasó a la forma “trebajo”, que significa “esfuerzo”, “sufrimiento”, “sacrificio”. Como puede verse, la cosa se iba suavizando, al menos en su significado teórico.

En la práctica es otra cosa. En la práctica, hay trabajos que han conservado el espíritu del significado original del término. Incluso hay empleadores (palabreja esta que viste de seda a la mona que maneja el tripalium), que se ocupan de conservar las tradiciones y no quieren que se pierda, bajo ningún derecho laboral, el significado original.

En estos tiempos de crisis, esta milenaria tradición se extiende al mismo ritmo que el hambre y la pobreza. Unos quieren conservar la tradición de ejercer de empleador y otros no tienen más remedio que desear conservar la suya, por más que sea cada vez más difícil; en cifras oficiales, el paro ha pasado ya la frontera del 20%, y lo ha hecho a tal velocidad que no parece razonable esperar que se invierta la tendencia en breve.

Está claro, y cada día más, que la crisis no es igual para todos: mientras unos tienen una enfermedad terminal otros tienen un rasguño. Y, lo más curioso de todo, lo que más impresiona de esta cruda realidad, es que los del rasguño son los que más  alto y más fuerte se quejan.

No parece ni medio serio que se oiga más, mejor y más veces (demasiadas), a quien alcanza unos beneficios de solo un 10%, en lugar del 20% que, por su cuenta y riesgo, había previsto; que al trabajador (ya quisiera él) que lleva dos años en paro y no encuentra nada ni de lo suyo, ni de los demás. Por el mismo motivo no parece ni medio serio, que un partido político que lleva en su nombre de forma tan indigna las palabras “socialista” y “obrero”, imponga una vía de escape para el empleador defraudado en sus previsiones, que le permita aumentar todavía más el 20% de parados a un precio de saldo. Y esto solo con prever que le van a ir mal las cosas. Pues al empleado a quien le toque en suerte pagar la desgracia de su empleador, ya le preveo yo lo mal que le van a ir las cosas. Así sin decreto y sin nada. Impresionante.

Además, por si fuera poco este abaratamiento del despido, resulta bastante impresionante la desfachatez con que el gobierno le mete mano a un fondo público, como el FOGASA (Fondo de Garantía Salarial), que ha sido alimentado puntual y mensualmente por todos los trabajadores de este país. Este Fondo, pagará los 8 primeros días de los despidos, cuando antes tan sólo se hacía cargo de las indemnizaciones en los supuestos de insolvencia, suspensión de pagos, quiebra o concurso de acreedores de la empresa. Con ello, se darán casos en los que un despedido reciba 20 días por año trabajado en lugar de 45 y, el empleador, pague 12 días (los 20 menos la aportación del Fogasa) en lugar de los 45. Es decir, el empleado pierde un 55%, y el empleador se ahorra un 73%; o lo que es lo mismo el empleado ya no lo es a costa de salvar el beneficio del empleador. Y desde el gobierno se empeñan en decir que esto no es abaratar el despido: Impresionante!

Parece claro que el partido en el poder no es “socialista”, no es “obrero” y tampoco parece muy de izquierdas, de donde se aleja a cada paso que da. Puede ser solo una impresión mía, pero creo que, desde hace tiempo, el partido en el poder está siendo arrastrado por ese agujero negro que hay en el “extremo centro” de la política (donde ya decía residir el llamado eufemísticamente centro-derecha) y tras el cuál están únicamente los intereses del neoliberalismo.

Pero todo esto es el lado bueno, el lado del que tiene trabajo. Después está el lado del que no lo tiene, la otra cara de la tortura, la cara más dura. Uno de cada cinco españoles que podían trabajar no tienen donde hacerlo. No faltará quien, aprovechando el diseño muy deficiente de este sistema, obtenga y mantenga la condición de parado de forma poco honesta, mientras le sea rentable económicamente. Pero tampoco faltan desaprensivos que se aprovechan de esas mismas deficiencias para subastar entre parados honestos y trabajadores, esmirriados puestos de trabajo bajo condiciones que hacen de la esclavitud algo pavorosamente cercano.

Trabajo o tortura decía al principio, las dos caras iguales de la misma moneda.

Aunque una cosa sí que está clara: después del último de los trabajos desagradables se encuentra la situación de paro más agradable, y luego vienen todas las demás, formando una interminable lista de torturas modernas que infligen unos pocos y que recibimos la inmensa mayoría.

En cualquier caso, y puede que sean impresiones mías, pero estoy casi seguro de que yo, como trabajador (o como parado), voy a salir perdiendo sí o sí.

En fin, que entre tortura y tortura, elijo…, qué sé yo…, pues tortura mismamente.

Anuncios

5 Respuestas a “Trabajo o tortura

  1. Saludos Víctor,

    un placer oír de ti. Desde mi calurosa Córdoba coincido contigo en tus palabras. Como siempre, la etimología nos sorprende con el origen de las palabras.
    Trabajo, del latín tripalium (tres palos), elemento de tortura.
    Para que luego digan que el trabajo es necesario para el desarrollo de la persona. Será otro trabajo, no el que proviene de tripalium.
    Y como dices, algunos “empleadores” hacen un uso muy literal del tripalium. Te meten no tres palos, sino todos los que puedan.

    Saludos

    • Javier Avila Carrillo

      Hola a todos.

      Y la palabra “Salario” viene del romano “Salarium”, de cuando los legionarios romanos cobraban en “sal”, un bien tan preciado en aquella época ya que les permitia conservar los alimentos durante mucho tiempo.
      La sal, una sustancia que no veas lo que fastidia cuando te cae en una herida o bien te pasas en sazonar algo y tienes una llaguita en la boca.
      Llagas son las que salen en los dedos de rascarse el bolsillo con la “mierda” con perdon por la palabra, de sueldos que pagan con la tontería de la crisis.

      Un saludo para todos

  2. Javier Avila Carrillo

    Hola a todos.

    Independientemente al abaratamiento de los despidos, las empresas tienen otras formas que yo catalogo de “ruines” de no pagar los despidos y salir impunes pudiendo seguir funcionando sin que pase nada.

    Durante algunos años trabaje en una empresa cuyos jefes eran especialistas en sacar barriga y construir un imperio con los cimientos de barro. Cuando eres empresario a lo grande y te codeas con directores de banco en buenos restaurantes o practicando el deporte de moda, pues obtienes información de primera mano sobre muchas cosas, a parte claro esta, de otras muchas cosas.
    A estos señores les aconsejaron que con el volumen que movian, pues se plantearan cambiar las cosas de nombre, hacer ventas “falsas” de empresas, que de la noche a la mañana pasaban de ellos a un hermano, un primo, a laguien conocido con el que firmaban un contrato interno y ante notario de que eso nunca sería suyo, que solo constaría a nivel fiscal….
    A todo esto hay que añadir que en su día, con la llegada del euro se acabaría con el dinero negro que tantos empresarios han movido…Y SIGUEN MOVIENDO.
    para despedir a la gente, sobre todo a los que trabajaban en administración y podian en algún momento dado fastidiarles ya que los papeles pasaban por su manos, empezarón con la maniobra del aburrimiento, contrataron un jefe de personal que se dedicaba a ir amargando a la gente hasta que por cansancio se largaban voluntariamente (este fue mi caso ya que tenía dos opciones, quitarle la cabeza al jefe de personal con las consecuencias negativas que me acarrearía o salir por la puerta grande con una mano delante y otra detras a buscarme la vida como honradamente pudiese).
    A los que seguían resistiendo les pusieron delante un documento que un abogado redacto y que era un estado de cuentas mas trucado que un choche tuneado, donde se les hacia saber que se iba a presentar una suspensión de pagos y que cuando el Juez lo viese pues sería quiebra (Todo mentira).
    Les ofrecieron bajo mentiras muy estudiadas que no querían prescindir de nadie y que les ofrecian trabajo en las otras empresas (esas que antes habían cambiado de gerente). Los que accedieron fueron engañados haciendoles firmar la baja voluntaria (algunos calleron en ese momento y aun estan de juicios a los que la empresa ni se ha presentado) y otros fueron despedidos al mes ya que lo que firmaron fue un contrato de prueba. También estan de juicios.
    Todos son amigos mios, unos han tenido suerte y han encontrado donde trabajar, pero otros ni tienen trabajo ni han cobrado.
    Estos sinverguenzas siguen viviendo a cuerpo de rey, las empresas que cambiaron de nombre siguen funcionando con personas que no saben nada de lo que paso en su día, siguen abriendo negocios con la cantidad de dinero negro que amasaron a nombre de otras personas….
    Por mucho que el gobierno este de mi….da cambie el tema del despido, los empresarios sin escrupulos saben lo que hacer para aun asi, no pagar un duro a nadie y seguir como si con ellos no fuese la cosa.

    Me indigno, lo dejo ya, un saludo para todos

  3. Hola Víctor, por si no lo sabes, han comprado mi empresa… En la que ahora trabajo (con contrato de obra) hay rumores de que no quieren seguir con la subcontrata. En fin, que cuando termine mis merecidos días de vacaciones, puede que esté como mucha gente de este país y, encima, con el ERE de mi chico. Un futuro prometedor, pero creo que las medidas del Gobierno (no digo que buenas) eran necesarias MUCHO ANTES. Ahora, cuando han visto las orejas al lobo (léase Alemania y compañía de la UE) no les ha quedado más remedio. Hoy mismo, en prensa, el ex de Economía, Pedro Solbes, decía: “Se están haciendo más las cosas como yo quería”. Por algo dimitió. Algo tarde a mi parecer con una tasa de paro del 20% y que seguirá aumentando cuando termine el verano. Lo peor no ha pasado. Nos queda un 2011 muy duro.
    Besos

  4. Hola Pitufina, siento lo de la empresa. No sé por qué pero, y puede que sean impresiones mías, cada vez que hay una compra entre empresas siempre hay bajas, colaterales o no, y siempre en el mismo bando, en el más débil.
    En cuanto a las medidas del gobierno, sinceramente, no veo una correspondencia clara entre abaratar los despidos y generar empleo. Y, en el hipotético caso de que así sucediera, ¿qué calidad de empleo se generaría?, ¿no se extenderían cada vez más los empleos basura?. Yo creo que sí.
    De momento, y para empezar, la mayoría de las pymes, presentan unas cifras anuales un tanto, digamos…, “TOCADAS”, si se me quiere entender, y sé muy bien de lo que hablo, ya que lo he visto, sufrido y tenido que hacer (por orden u amenaza) durante no pocos años. Las pérdidas no lo son tanto, y los beneficios no son tan exiguos como anuncian, pero como Hacienda lo escucha todo… Es más, conozco casos en los que algún empresario se ha “ido de rositas” después de llevarse lo suyo y lo de los demás. Naturalmente también conozco casos al revés. Si se metiera mano a la economía sumergida (sumergida en la baldosa de la casa de muchos empresarios), otro gallo nos cantaría a todos. Hay empresarios tan poderosos que pueden amenazar con “arruinar” la parte visible de sus negocios si no se les deja llevarse su parte del pastel. Lo que virtualmente viene a significar que son ellos, y no Hacienda, los que fijan qué impuestos pagarán, ya que deciden sobre qué parte de sus negocios pagarán y sobre qué parte no pagarán, amén de que las cuentas oficiales de sus negocios “blancos” están “tocadas”.
    Si de mejorar la economía nacional se trata, ¿por qué no se van volviendo para casa los soldados que tenemos por ahí en guerras que patrocina y mantiene el aclamado premio nobel de la paz?. Esa no es nuestra guerra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s