Domesticados por la publicidad


Con la publicidad, al igual que con las cadenas de televisión, tan solo podemos elegir quien queremos que nos engañe. Pero hay una alternativa: apagar la televisión (y luego donarla al peor estudiante de electrónica en prácticas que seamos capaces de encontrar)

Un anuncio de Repsol, concretamente de sus estaciones de servicio, dice: “Encuéntralo todo. Incluso lo que buscas”.

Analicemos, ¿para qué se para uno en una estación de servicio?

—¿Para encontrarlo todo? NO

—¿Para repostar combustible? SI

—¿Para evacuar fluidos corporales? SI

—¿Para algo más? NO, NO y NO

El anuncio en cuestión, muestra cómo una mujer adinerada, rodeada por empleados sistemizados, pide un café y éstos le hacen llegar, después de una sucesión de órdenes digna de la peor película cómica de submarinos, TODO lo que NO buscaba, y además lo que SÍ buscaba. Por lo tanto, el mensaje es el siguiente:

“Si te paras en una de mis estaciones de servicio, te venderé a ti, televidente, todo lo que NO necesitas, pero también lo que SÍ necesitas. No sé muy bien qué necesitas, televidente, pero seguro que yo lo tengo a tu disposición en mis estaciones de servicio y, con un poco de suerte, igual encuentras lo que SÍ necesitas”.

Curiosamente el televidente no repara en el lado oscuro del mensaje publicitario: “Debes ser una persona adinerada si te paras en una de mis estaciones de servicio, porque tengo un buen montón de cosas que colocarte”

Repsol, amigo mío, lo que tus clientes necesitan no debería estar al final de una larga lista de cosas que tienes para vender en tus estaciones de servicio, sino al principio de una corta lista que solo contenga lo que tus clientes necesitan. ¿Tu no vendías combustible?, pues eso. Gasolinero a tu gasolina.

Cada vez que tengo el mando a distancia demasiado lejos y oigo que me dicen “incluso lo que buscas”, puede ser una impresión mía, pero mi cabeza escucha “incluso lo que necesitas”, y vuelta a lo mismo, ¿tú qué sabes lo que yo necesito?, ¿qué quieres venderme?, y ¿cuánto dinero me quieres sacar además del leñazo del combustible?

Su eslogan comercial debería ser: “La publicidad te engaña, la publicidad me enriquece, y yo te digo contento hasta la compra que viene.”

Hay otros, pero este es el (rep)sol que más me calienta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s