Los miedos de comunicación (II)


Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad. (Joseph Goebbels)


TRILEROS

El trile de tres cubiletes y una bolita es un juego-estafa realizado, a la vista de todo el mundo, normalmente en la calle, lo que facilita la huída de la policía llegado el caso. El jugador-víctima es retado a adivinar donde se encuentra la bolita, una vez que el trilero maneja los cubiletes cambiándolos de posición repetidas veces a velocidades endiabladas.

El trilero vive de su habilidad para engañar a su incauto cliente que, inexplicablemente, va una y otra vez a morder un anzuelo cada vez más sangrante para su bolsillo.

Si no tiene a ninguna víctima potencial a tiro, el trilero cuenta en ocasiones con la ayuda impagable del denominado gancho, palo o palero, que representa el papel de jugador que gana fácilmente, y que anima a otros a jugar atraídos por la asombrosa, pero solo aparente, facilidad para ganar.

Si se da el caso de que la policía, la pasma, la bofia, los polizontes, los maderos, los pitufos, los picoletos, los botones, un cana, o un federico… se aproxime inoportunamente, el vigilante “da el cante” y el trilero levanta el tenderete en menos que engaña a un incauto.

Generalmente se clasifican dos tipos de trileros, los que trabajan en la calle, a la vista de todo el mundo y los que trabajan escondidos tras los grandes grupos de comunicación, también conocidos como “mass media” o simplemente como “miedos de comunicación”.

Ya hemos hablado del primer grupo. Hablemos ahora del segundo grupo.

En el segundo grupo de trileros, el uniforme suele incluir la corbata, siendo esta la única diferencia visible que no escapa a nadie. Pero existen otros grandes detalles que diferencian a un trilero del primer grupo de uno de uno del segundo grupo, y que solo un ojo entrenado puede distinguir.

Los trileros del segundo grupo suelen utilizar a los “miedos de comunicación” para confundir, para engañar a su cliente-víctima. El proceso es insultantemente sencillo, veamos cómo se produce: Se toma un suceso artificial,  es decir, provocado por la mano del hombre; se analiza, se desbasta de asperezas que lleven al cliente-víctima a pensar nada malo acerca del trilero; se le añaden detalles creíbles que involucren en la parte que generó el problema a los rivales políticos, económicos o ideológicos del trilero; y por último se le añaden detalles creíbles (pero también falsos) que involucren al trilero en la parte de la solución. Por último se difunde la misma noticia por los distintos “miedos de comunicación”, que a ojos del cliente-víctima no son sino representaciones de idearios contrarios entre sí, de tal modo, que el cliente-víctima tiende a pensar inconscientemente “si el periódico rojo y el periódico azul dicen lo mismo…, tiene que ser verdad”… et voilà! ¿Dónde está la bolita?, ¿Dónde está la verdad?, el trilero ha ganado una vez más.

Observación número uno: Según estudios recientes el espectro de colores de la información no se reduce al rojo y al azul. Hay muchos otros colores más saludables donde informarse.

Observación número dos: La opinión mayoritaria no tiene porqué ser la más acertada.

Observación número tres: La información más repetida no tiene porqué ser la más verdadera.

Observación número cuatro: La opinión no es información.

Algunos ejemplos:

CUBA

En este asunto, el trilero toma cada noticia sobre Cuba y le aplica el tratamiento descrito anteriormente. El producto final y oficial es que:

—Cuba está bloqueada económicamente por sus propios dirigentes, y no por los Estados Unidos de forma unilateral y vergonzante para el resto del mundo.

—Los dirigentes cubanos solo procuran el malestar, el sufrimiento y la penuria de su población. Ocupando en este fin la mayor parte de su presupuesto, quedando los gastos sociales relegados a un segundo plano. La realidad, la bolita de realidad que el trilero pretende esconder es que en Estados Unidos existe un sistema sanitario completamente antisocial y excluyente que generalmente no contempla la asistencia no retribuida. O lo que viene a ser lo mismo, un sistema que convierte la mezcla pobreza-enfermedad en algo explosivo y, seguramente, mortal. La bolita de esta gran verdad desaparece bajo los cubiletes del trilero con inusitada habilidad.

—Los dirigentes cubanos se afanan en coartar la libertad de expresión a sus ciudadanos evitando que accedan libremente a Internet. La realidad, la bolita que el trilero se empeña en ocultar bajo sus cubiletes, es que quien provee el servicio de acceso a Internet es Estados Unidos, y lo hace de forma miserable y con unas capacidades y anchos de banda verdaderamente ridículos, mucho más que infinitamente mejorables.

VENEZUELA Y HONDURAS

Mientras que la victoria en unas elecciones democráticas es para el trilero un golpe de estado en Venezuela. Un golpe de estado en Honduras perpetrado por la derecha internacional, derrocando a un presidente electo, es cumplir la voluntad del pueblo. La guinda del pastel, la otra bolita que el trilero esconde es el título del nuevo gobernante, que pasa de dictador interpuesto a presidente de facto. Este es uno de los campos donde más éxito está consiguiendo el trilero. No ocurre lo mismo en la denominación del presidente electo de Venezuela, al que siguen empeñados (inútil y puerilmente), en denominar dictador.

No hará mucho, hablando con una persona muy inteligente me decía:

—Víctor, no sé cómo puedes defender a Chávez, con todo lo que está haciendo a su pueblo…

—Y, ¿qué les está haciendo de malo?, si puede saberse

—Eh!, mmm…, mmm…, mmm…, la verdad…, no lo sé.

El trilero le tenía bien cogido a este cliente-víctima, espero que su propia contestación le haya abierto un poco los ojos. Y la próxima vez, antes de acercarse a la mesa del trilero se lo piense dos veces.

HAITÍ

Bolita: “La ayuda humanitaria a Haití está encabezada por Estados Unidos”. El trilero intenta aquí eliminar de todas las estadísticas de ayuda a países considerados enemigos, como son Cuba o Venezuela, que prestaron su ayuda en mayor medida y con mayor prontitud que la mayoría de los países. La única clasificación real que encabeza Estados Unidos es la de soldados y medios militares desplazados a la zona. La tozudez de esta gente es verdaderamente impresionante, si no consiguen arreglar una cosa por la fuerza y la sangre (de los demás), lo intentan manipulando datos, gráficas y estadísticas.

IRAQ

Los intentos del trilero en los asuntos referentes a este país le dejan en no pocas ocasiones en el pantanoso terreno del ridículo más evidente.

La insurgencia, según parece, es uno de los principales problemas que se dan hoy en día en el país. El trilero oculta el hecho, simple y evidente, de que la mal llamada insurgencia 1, existe contra ellos, porque ellos están allí, invadiendo un país donde nadie les ha llamado.

La presencia de “la comunidad internacional” garantiza, según el trilero, la convivencia tranquila en la zona. No en vano, el trilero denomina esta invasión como “Operación Libertad Iraquí”. No se puede faltar más a la verdad y a la inteligencia del cliente-víctima. En este caso el trilero no ha conseguido esconder la bolita suficientemente rápido. En este sentido la última bolita que pretende esconder es el hecho oficial de que el país iraquí quedan 50.000 soldados, por si acaso, pero nada más y nada menos que 50.000 soldados.

Otra bolita que pretende esconder el trilero es la del número de víctimas inocentes causadas por la invasión  del país por tropas estadounidenses. El trilero estadounidense lanza al mismo tiempo cifras muy inferiores de muertes en otros países, incluso inferiores a las muertes en su propio territorio, para despistar, engañar y distraer al cliente-víctima.

AFGANISTÁN

Para este tema me remito a mi artículo “Sociedad Talibán”, donde este asunto queda tratado con voz alta y clara.

ISRAEL

En este asunto los esfuerzos y la habilidad del trilero han de multiplicarse, ya que la bolita es de un tamaño muy superior al normal. La bolita es tan grande que apenas si cabe en el cubilete. El trilero mueve ágilemente los cubiletes por encima de la bola, pero su gran tamaño le deja en evidencia cada vez que lo intenta, y ya no consigue engañar a nadie. El trilero ha vuelto ha fracasar.

ECONOMÍA

Con la economía ocurre algo muy parecido. En este caso, el trilero pretende ocultar a su cliente-víctima a los verdaderos responsables de la crisis y, por supuesto pretende hacer ver al cliente-víctima que, sea quien fuere el culpable o los culpables, quien realmente debe pagar el desaguisado es el propio cliente-víctima, que queda aturdido y con la mirada perdida en el suelo, preguntándose qué habrá hecho él mal para que la crisis sea tan gorda y tan cara.

Cuando el trilero levanta el tercer cubilete, el cliente-víctima puede ver los estrafalarios e insultantes beneficios de la banca y del resto de especuladores internacionales. Para rematar su faena sobre el cliente-víctima, el trilero le envía en ese mismo momento un clarísimo mensaje subliminal: “si no nos va mejor a los ricos es por tu culpa, que no consumes, pobre de mierda”.

PUBLICIDAD Y CONSUMO

En relación con el punto anterior, el trilero realiza en este campo un esfuerzo colateral buscando el efecto pinza sobre su cliente-víctima. El trilero elabora complejos mensajes publicitarios que tienen por finalidad que reine el aturdimiento, la confusión y el desatino en la mente del cliente-víctima.

El mejor ejemplo es el llamamiento a la población a consumir desenfrenadamente, lo que es presentado al cliente-víctima como la mejor fórmula para que las cosas mejoren, para salir de la crisis. El cliente-víctima en muy pocas ocasiones se da cuenta del engaño y piensa que gastando lo poco que tiene mejorará su economía. No se da cuenta de que la única economía que mejorará será la de quien vende y no la de quien compra. Para este cliente-víctima el fin de mes es un acontecimiento que ocurre cada vez más temprano. Y aún sonríe, y aún hecha la culpa a otros de sus desgracias. Este cliente-víctima es uno de los que más ayuda profesional precisa para salir de su abotargamiento.

CINE y TV

En este campo, el trilero cuenta con la ayuda impagable de una legión de aprovechados que ven una oportunidad de negocio en cada gota de sangre ajena derramada por el imperio.

El trilero, al mover los cubiletes, oculta la bolita de los asesinados o torturados por los militares estadounidenses a lo largo y ancho de su rancho. En su lugar nos deja ver series de televisión, como por ejemplo “Army Wifes” que, increíblemente va ya por su cuarta temporada. La serie narra la vida cotidiana de las esposas de militares estadounidenses destinados fuera de los Estados Unidos “para  intervenir en un conflicto bélico”, así de aséptico. Además, las imágenes se empeñan en mostrarnos lo sufrido que es estar fuera de tu país produciendo víctimas colaterales o army widows o army orphans o army victims.

Puede que solo sea una impresión mía, pero creo que los trileros son una especie que, de no ser extinguida inmediatamente, tiene capacidad más que suficiente para extinguir a la odiosa raza humana a la que cada vez le resulta más difícil engañar.

Los trileros socavan muchos de nuestros derechos, empezando por el derecho a la información y concluyendo por el derecho a la libertad. Confunden su derecho a la libertad de expresión con nuestro derecho a estar informados (de la verdad), confunden opinión con información.

Si increpamos a quien se nos cuela en la cola del cine porque nos causa un perjuicio y un menosprecio, ¿por qué no íbamos a increpar a estos trileros?. Increpémosles.

El mundo de hoy es de los trileros, no dejemos que el mundo de mañana siga estando gobernado por ellos. Estamos a tiempo. Que nadie tenga miedo de estos “miedos de comunicación”, su mejor arma es nuestra credibilidad y, por suerte, eso es algo que está en nuestro poder y depende enteramente de nosotros.

Dejemos huella de nuestro paso por este mundo, y no me refiero precisamente a la huella de nuestro culo en el sofá mientras nos atiborran a mentiras. Cuando menos nos es exigible que dejemos la huella de nuestra suela en el culo del trilero.

1 Según el DRAE, insurgencia significa: Levantamiento contra la autoridad (y EEUU no tenía, ni tiene, ni tendrá ninguna autoridad en Iraq, al menos legalmente)

Anuncios

6 Respuestas a “Los miedos de comunicación (II)

  1. Muy buen artículo, a pesar de lo penoso del tema, me has hecho reir a carcajadas con el tema de Israel y su bolita que no cabe en el cubilete…y para mí, que alguien me haga reir hablando de Israel, es un gran mérito. Es que cuando se logra resumir tan acertadamente una situación, me hace reir….es como un desahogo.
    Yo creo que a los “miedos” (me encanta la palabra), cada vez se les están haciendo más pequeños los cubiletes porque cada vez son más grandes las bolas que nos quieren colar. El caso de la gripe A fue muy ilustrativo para la gente.

  2. jaja muy bueno graciasss!!!

  3. Evidentemente con tu artículo pretendes captar a un sector de la población que le gusta las novelas de conspiración y donde los malos son siempre los poderosos (te olvidas que el poder lo tiene el pueblo, no es así?). Simplemente te faltó remarcar en la parte donde dices en el 8vo párrafo:
    “se le añaden detalles creíbles que involucren en la parte que generó el problema a los rivales políticos, económicos o ideológicos del trilero; y por último se le añaden detalles creíbles (pero también falsos) que involucren al trilero en la parte de la solución” …que el trilero en este caso eres tu, ya que para poder hacer una acusación como en todo Estado democrático se necesitan EVIDENCIAS. En el caso particular de Israel, éste entrego sistemáticamente EVIDENCIAS de su inocencia en todos los casos. Acaso tu tienes alguna EVIDENCIA en su contra, de que fuera el provocador de la situación de conflicto??? Yo no veo ninguna, Israel siempre se ha defendido, nunca atacado.

    • ATACAR en AGUAS INTERNACIONALES no es defenderse. Encerrar a un pueblo en su propio territorio no es defenderse. Tener encerrados a más de 10.000 palestinos (incluidos mujeres y niños) no es defenderse. Marginar, discriminar y humillar a todo aquel que no sea judío no es defenderse.
      Además, dime una sola resolución de la ONU que el gobierno de israel haya cumplido o respetado. No sé qué más evidencias quieres.
      Aquí decimos, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Tú mismo.
      Yo no pretendo evangelizarte, ni mucho menos. Pero tampoco vengas a hacerlo tu.
      Mi blog se llama “Impresionesmías”, tómatelo como quieras. Yo digo lo que veo y defenderé que tu digas lo que ves. Si no coincidimos, pues muy bien.
      Puedes creer lo que quieras, y defenderé que lo hagas, pero no me intentes engañar, ni a mí ni a nadie conseguirás engañar, el gobierno de israel es lo que es por más que tu o yo digamos, ni tu ni yo podremos cambiar lo que esa gente hace con los más débiles. El trilero es el que esconde algo, y yo no escondo nada. Lo suele esconder quien lo ha hecho. Y yo tengo la impresión de que israel tiene mucho que esconder.
      Dime, cuando Israel lance el primer misil a Irán ¿considerarás que también se está defendiendo?
      En cualquier caso me alegra que gente que piensa diferente visite mi blog y lea lo que escribo, es para mí un gran honor.
      Recibe un cordial saludo.

  4. Bravo! la cruda realidad ironizada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s