Y, ¿quién calma a los ciudadanos?


Cuando los gobernantes de un país dan la espalda al pueblo para no dejarle ver qué se traen entre manos, el ciudadano está en su derecho, pero sobre todo en su deber de sospechar, de estar casi seguro de que no se trata de nada bueno para él. Y es en ese momento cuando se puede decir bien alto y bien claro, una vez más, que en ese país no hay democracia, que el poder no emana del pueblo, sino que emana, tal vez, contra el pueblo.

La ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado afirma que la reforma constitucional, que ha perpetrado el Gobierno del PSOE-PP a espaldas de los ciudadanos, “tendrá efectos positivos en los mercados[1]”. Pareciera que la tranquilidad de los mercados no es algo solamente incompatible con la tranquilidad de los ciudadanos, sino que más bien se trata de conceptos inversamente proporcionales entre sí.

De magnitudes formidables resultan los esfuerzos de los dos grandes partidos para que el pueblo no tenga ni la más mínima información al respecto de los verdaderos motivos que les llevan a perpetrar esta reforma constitucional con alevosía y ‘veraneidad’. Pero todavía más sorprendentes son los esfuerzos que derrochan para evitar que tal reforma se someta al voto ciudadano. Y todavía más sorprendentes, si cabe, cuando reparamos en que estos mismos representantes políticos sí nos ‘permiten’ elegirles a ellos mismos, lo cual demuestra que el pueblo puede equivocarse, y mucho; pero no hablamos de la capacidad de acertar o errar del pueblo, sino de su derecho inalienable de decidir por sí mismo sobre su futuro.

Representantes de PSOE y PP se limitan a transmitir a través de los medios de amansamiento masivo que la reforma constitucional es una reforma ‘buena’ para España. Bien, si están ustedes convencidos de ello, no tengan miedo en explicarnos los detalles, los ciudadanos haremos por entenderlos. No se queden ustedes en el “si es por tu bien…”, porque esa frase ha servido en demasiadas ocasiones para inaugurar desgracias.

Según se ha podido escuchar en distintos medios, el candidato Rubalcaba, quien le pondrá cara a la histórica debacle electoral del PSOE, “ha hecho un esfuerzo pedagógico” entre los diputados de su partido para convencerles de lo acertado de apoyar la reforma constitucional a espaldas del ciudadano. Como resultado del clásico aborregamiento de la derecha y de esos “esfuerzos pedagógicos de Rubalcaba”, de los diputados del Gobierno PSOE-PP, todos menos uno, el socialista Antonio Gutiérrez, han votado apoyando la reforma, a esto se le llama disciplina de partido, aunque Zapatero y otros dirigentes prefieren denominar “comprensión y respaldo[2]” y “enorme sentido de la responsabilidad[3]”, sentido no se si tienen una pizca si quiera, pero responsabilidad en todo este robo, ya lo creo que tienen.

Propongo que, para ahorrar tiempo y esfuerzos, llamemos a este tipo de acciones anticiudadanas: “disciplina de mercado” o simplemente “alta traición” y dejarnos de tanta tontería.

Los ciudadanos le agradeceríamos, señor Rubalcaba, que ese esfuerzo pedagógico lo vuelque también en nosotros, no ha de importarle si además de mal político se demuestra que es usted mal maestro, porque en caso de no hacerlo, quizás quede demostrado que es usted también una mala persona. Valga lo mismo para los dirigentes del PP, que igualmente argumentan lo positivo de la reforma para los ciudadanos.

Tal vez unos y otros olviden aquella máxima comercial de plena y absoluta aplicación política que dice: “El ciudadano siempre tiene la razón”, y esto es cierto en un 100% independientemente de lo que a ustedes les salga de la punta de la gana decir, hacer o impedir.

Dejen ya de calmar a los mercados y calmen ustedes a los ciudadanos, aunque solo sea porque todas las cosas feas que les han forzado a hacer los mercados han resultado netamente perjudiciales para los ciudadanos, aunque solo sea porque se supone que son ustedes sus representantes, aunque solo sea porque se empeñan ustedes en decir que vivimos en una democracia, aunque solo sea, en definitiva, porque los ciudadanos somos el origen de sus casi siempre exageradas retribuciones, a no ser, claro está, que legislar y gobernar para los mercados les dejen a ustedes más beneficios.

Muchos nos preguntamos qué adjetivos dedicarían estos mismos gobernantes a sus homólogos de otros países, en caso de que  hubieran actuado, igual que ellos, de espaldas a su pueblo, negándoles la posibilidad de que el poder siga emanando de él y no contra él. Muchos nos preguntamos qué críticas hubieran lanzado, por ejemplo, contra Hugo Chávez o contra Raúl Castro, por poner solo dos ejemplos.

Puede que solo sean impresiones mías, pero a estas alturas me pregunto si nos dejarán votar a los ciudadanos españoles en las próximas generales del día 20 de Noviembre o si, por contra, los políticos apañarán entre ellos un nuevo gobierno como los mercados les den a entender; no vaya a ser que los ciudadanos elijamos a políticos que nos representen y defiendan los intereses ciudadanos antes que los intereses financieros.


[1] http://www.rtve.es/alacarta/audios/informativos/salgado-los-efectos-positivos-reforma-constitucional-seguiran-notando/1186510/
[2] http://www.20minutos.es/noticia/1145813/0/zapatero/reforma/constitucional/
[3] http://www.europapress.es/nacional/noticia-zapatero-elogia-enorme-sentido-responsabilidad-psoe-20110831085051.html
Anuncios

18 Respuestas a “Y, ¿quién calma a los ciudadanos?

  1. Los partidos actuales no solo no nos representan, sino que no se representan ni siquiera a ellos mismos, quizás, en todo caso, representen a quienes les financian. Por lo tanto ¿Porqué “los mercados” van a influir en las votaciones? Les importa una mierda quien salga, porque salga quien salga, el que tiene la correa de los dos perros es el mismo dueño.

    • Bueno, más que en las votaciones, los mercados estarán interesados en influir para que el sistema electoral no-democrático que sufrimos en España, siga impidiendo que la verdadera voluntad del pueblo se manifieste a través de las urnas.
      De esa manera, sus dos perros, seguirán siendo los que más manden en la perrera.

      • Exacto, Victo, pero para ese menester ya tienen a los medios de comunicación (me niego a usar la palabra información porque no informan).

        Buenos días y un abrazo.

  2. Buen analisis Victor, estoy totalmente de acuerdo con el, solo te dare mi parecer en cuanto a tu ultimo parrafo y es que “nos dejaran votar en tanto y en cuanto tengan la seguridad que ese acto no cambiara nada”.
    Lo unico que puede cambiar algo es la ciudadania en la calle, mucho me temo que estamos muy lejos aún
    Un abrazo

    • Hola Gaucho, gracias.
      Sí, es verdad, solo cuando tengan la completa seguridad de que no se les moverá la silla como consecuencia de la votación. Igual que ocurre cuando los diputados se muestran “díscolos” solo de cara a la galería, para no quedar mal, para que parezca que no todos están de acuerdo en robarnos.
      Saludos

  3. Pingback: Enlaces frescos. » Uxío

  4. Pingback: Y, ¿quién calma a los ciudadanos?

  5. Son unos impresentables que jamas han mirado por su pueblo y que encima quieren impartir lecciones de “Democracia” por donde van. Recuerdo a nuestro presidente y todos sus compinches dirigentes de las mal llamadas Democracias Occidentales llamando dictador a Chavez, cuando este intento una Reforma constitucional en su pais a traves de un Referendum que ademas perdio.
    Simplemente Hugo Chavez puede dar clases de Democracia a cualquiera de estos satrapas hijos de p……..
    Saludos y Viva la Republica

  6. Pingback: Y, ¿quién calma a los ciudadanos? | ForoProvincias.Com

  7. Pingback: Y ¿quién calma a los ciudadanos? « Iniciativa Debate Público

  8. Mucho me temo, Víctor, que tus impresiones son verdades como puños de las que no es necesario ya dudar, visto todo lo visto.
    A “nuestros” políticos, vendidos a los poderes financieros europeos y mundiales, les importamos una mierda los ciudadanos y nuestro bienestar básico. Se venden para mantener sus prebendas y privilegios en contra del pueblo, que es a quien venden realmente, como si fuéramos esclavos, mercancía barata para aumentar sus ingresos con métodos inhumanos. Las nuevas formas de esclavitud moderna.
    Por eso hemos de seguir saliendo a la calle en masa y contagiar cada vez más a más personas que se van quitando la venda puesta en nuestros ojos por años y años en esta falsa democracia. Ahora es claro como el agua clara…
    Sigamos en la defensa de nuestros derechos, manifestándonos pacíficamente, concentrándonos, creando conciencia social; no hay otra.
    Y olvidemos si los medios lo recogen o no. Centrémonos en seguir difundiendo con la herramienta más democrática que tenemos: las redes virtuales y las propuestas que de ella se derivan consensuadamente. Es lento pero seguro.
    El mundo está cambiando y la intensidad de la usura, la traición al pueblo y la falta de solidaridad de nuestros políticos está, paradójicamente, acelerando las cosas. Eso creo.
    A seguir, que podemos cambiar el mundo, nuestro mundo, mal que les pese,… si nos comprometemos en ello.

    • Gracias por participar Beatriz.
      Así es.
      El divorcio entre dirigentes y ciudadanos se certifica y se confirma con la excepción de un encuentro sexual cada cuatro años en el que ellos están encima y nosotros debajo.
      Saludos.

  9. Estando totalmente de acuerdo con tu argumentación, quiero dejar en mi comentario una reflexión. Nos centramos en la crisis económica y financiera, cuando deberíamos preocuparnos de la crisis global, y nos daríamos cuenta que la crisis es la de los valores y de la ética, ya no hay lideres políticos no hay lideres intelectuales, nos toca a nosotros buscar las soluciones, empezando por una auto-critica de nuestra actitud ante la vida, porque si nos centramos solo en la crisis económica, la gente se puede quejar de que cada día hay más parados, pero cuantos de los 3000 MILLONES de seres humanos en el mundo que padecen la pobreza absoluta, no se cambiarían por los parados, o las 80.000 muertes diarias que se producen por hambre. ESTA ES LA GRAN TRAMPA del capitalismo, que nos tiene entretenidos en estos conceptos de CRISIS FINANCIERA, cuando la respuesta está en nosotros pero de una forma global, hace poco recibí un post con una frase que me hizo pensar, El problema de la Democracia es que lo que le diferencia de una dictadura, es que la democracia antes de obedecer te dejan votar una vez cada cuatro años.

  10. Hola Víctor. Concuerdo contigo en todo.
    Sin embargo, creo que todavía falta mucho para que podamos hacer algo para quitar del medio a este gobierno, al “campechano” y a su séquito.
    Todavía hay gente demasiado fanática (como con la iglesia) que no respeta ideologías, y mucho menos, se molesta en informarse sobre lo que pasa (véase esto o esto. Y esto sólo lo ha dicho uno; como él hay millones me temo). Lo he comentado mucha gente y es que es la única solución que le veo: hasta que no se vaya todo a tomar por culo, no habrá una salida a la calle realmente masiva.
    No sé si por suerte o por desgracia, en España todavía hay bastante gente que puede sobrevivir (porque no tiene otro nombre) y de ahí tanta pasividad. El día que su avaricia rompa el saco y la gente salga en tromba a la calle va a ser épico. Y además, podremos decir eso de “te dije que iba a ir a peor”.

    Saludos

  11. Pingback: Y, ¿quién calma a los ciudadanos? - Nuevo Orden

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s