Archivo de la etiqueta: Hipoteca

Los bancos y la indignación, un amor imposible


 Leo en el diario El País del día 28 de octubre una noticia que lleva por título: “La exigencia de 26.000 millones provoca indignación en la banca“.

La verdad es que uno tiene derecho a indignarse cuando los políticos le exigen 26.000 millones de euros. Aunque resulta un poco chocante tal indignación cuando ese dinero tiene como destino resucitar el propio negocio privado del interesado, en este caso un banco, por causa de una mala gestión que ha derivado casi todos los beneficios al bolsillo aún más particular de su cúpula directiva, y el resto lo ha vertido por la alcantarilla de la mala gestión.

Es de suponer que tendría mucha más razón de ser tal indignación si el dinero se lo pidieran los políticos a estos banqueros para dárselo a una tercera persona, con el objetivo de sanear las cuentas de esta última. Eso sí que tiene que ser para indignarse, y mucho.

Bien por desgracia o simplemente porque somos completamente idiotas, no es preciso suponer o imaginar un caso como el del ejemplo, pues se trata de un caso real, con la casi indistinguible diferencia de que el dinero que piden los políticos para sanear las cuentas de los bancos se lo piden a los ciudadanos, y más que “pedir” bien podríamos decir “robar”, pues no se tiene noticia de nadie a quien le hayan preguntado antes de meterle la mano en la caja.

Este expolio de las cuentas públicas es la forma preferida de atentar contra el pueblo que tiene la banda terrorista financiera conocida con el nombre genérico de “bancos”, mediante su despiadado brazo armado: los políticos, que no son sino la cara B de Robin Hood, robando a los pobres para dárselo a los ricos.

Por todo ello, la indignación que dicen sufrir los bancos no es otra cosa que recochineo puro y duro.

Pero la insaciable banca terrorista siempre quiere más. No contenta con quedarse con el dinero público, la banca también se las ha arreglado para quedarse con las viviendas de los ciudadanos, de los mismos ciudadanos a quienes ya han desposeído de su dinero. Ayudada por los políticos y con la connivencia y colaboración necesaria de un tal Juan Carlos Palito, la banca ha conseguido la aprobación de leyes (ver ley 37/2011) que le permiten adjudicarse las viviendas procedentes de embargos por impagos hipotecarios y quedárselas por un importe del 30% de su valor de tasación (una tasación que encarga, paga, y por lo tanto determina, el propio banco ex profeso). Además, como todo el mundo sabe, este acto vil de apropiación indebida no libraría al ciudadano de un pago posterior de cuanto al banco se le ponga en la punta de la voluntad pedirle, porque ya sabemos que la dación en pago es un personaje de ficción, habitante de mitologías, fábulas infantiles y otras obras del mismo género como por ejemplo los programas electorales.

Todo esto se produce en un contexto en que la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), esa ayuda de los países más desarrollados hacia los menos desarrollados, y que debería alcanzar el 0,7% (como mínimo) del Producto Interior Bruto, se queda en un 0,4%, mientras que las ayudas a fondo perdido a la banca terrorista alcanzan, precisamente ese mismo 0,7% . Se hace necesario, hoy más que nunca, cambiar el nombre de la AOD, por el de la AOB: Ayuda Oficial a la Banca, o Ayuda Oficial a los Beneficios, o Ayuda Oficial a los Bandidos, o como ustedes quieran.

Si por todo ello, los bancos se han indignado tanto, no quiero ni pensar cómo se pondrán si se enteran de que tengo en mi hucha un buen puñado de monedas de 5 céntimos que ellos aún no controlan. Se me ponen los pelos de punta solo de pensarlo.

A cada terrorista le llega su San Martín

Prácticas políticas abusivas


Con la perspectiva de tres semanas de las elecciones municipales y autonómicas españolas, los argumentos comerciales que son las promesas electorales, se difuminan, es esfuman, vuelven a la lámpara mágica de la que salieron para embelesar incautos.

No faltaron políticos y partidos que aseguraron que escucharían al pueblo, que recomendaron que el pueblo fuera escuchado, no faltaron, no…, más bien Sigue leyendo

Todos queremos más, si lo pagan los demás


Con pólvora del rey bien se tira (dicho popular)

Un portavoz de Repsol asegura que, como consecuencia de la situación que se vive en Libia: “estamos seguros de que el crudo nos costará más caro muy pronto”. Tanta es la seguridad que tienen de esta subida en Repsol que, para adelantar trabajo, van subiendo desde ya los combustibles, será por si luego se les olvida.

Un portavoz de la Asociación Murciana de Empresa Familiar, reclamaba hace unos días en los medios un aumento de la financiación pública para reactivar la economía. Supongo que se refería a reactivar su economía. Porque no creo que, en caso de haber beneficios, tal asociación vaya a utilizar la palabra “pública” Sigue leyendo

Desokupas


Cuando alguien imita a los bancos lo llaman ladrón

En Estados Unidos la cifra de ejecuciones hipotecarias en 2.010 se estima en más de 1.000.000, aunque en más de 3.000.000 de hogares se recibirá durante el mismo periodo un aviso de ejecución de hipoteca, el primer paso de un camino casi siempre sin retorno. En el entorno inmediato de las grandes ciudades del país del libre mercado siguen creciendo las infra-ciudades, compuestas por centenares de tiendas de campaña (made in China) y por las que se arrastran, como fantasmas idos antes de tiempo, miles de ciudadanos que lo han perdido todo a manos de la más inhumana y efectiva máquina de empobrecer: Sigue leyendo

Pague una multa de 1.000 o bien saque una carta de suerte


La versión cubana del Monopoly incluye términos incompatibles con el Capitalismo, como por ejemplo "solidaridad"

En 1.935, y basado en un juego anterior fechado en 1903, nació el Monopoly. Un desempleado, víctima de la Gran Depresión, llamado Charles Darrow, dedicando lo único que le había quedado tras la crisis capitalista de 1929, es decir 24 horas de tiempo libre al día, supo poner en un tablero la mecánica caníbal del capitalismo.

Según el propio fabricante, el juego tiene como objetivo “convertirse en el jugador más rico”, resumen como pocos del espíritu capitalista. En el papel de banquero, las instrucciones recomiendan situar: “a un jugador capaz de Sigue leyendo